Aromaterapia, el uso de los aceites esenciales

En este escenario global cambiante, el interés hacia las terapias alternativas que rescatan el valor medicinal de las plantas, está en aumento; sin embargo, la información es muy extensa y, a veces, confusa; por esta razón, queremos contarte un poco sobre todo lo que hemos aprendido a cerca de la Aromaterapia, el uso terapéutico de los Aceites Esenciales.  Descubierta por el químico francés René-Maurice Gattefossé en 1928, pero, que en realidad ha estado presente a lo largo de la historia en muchas culturas que han empleado los extractos de las plantas con fines curativos.

Los Aceites Esenciales, ocultos en la raíz, las semillas, las flores, la corteza o resinas de las plantas, se extraen a través de un adecuado método de destilación del cual se obtienen concentrados y potentes compuestos químicos que se usan con fines terapéuticos para calmar dolencias y malestares a nivel físico (como el caso del Eucalipto que actúa como relajante muscular), a nivel Mental (el Romero mejora las funciones cerebrales) y a nivel Emocional (el de Naranja que con su delicioso aroma, mejora el estado de ánimo).

 

Según el tipo de aceite que utilices puede producirte una sensación calmante o estimulante. Algunos te reconfortan, otros te energizan… siempre sentirás una relación directa entre su olor y tu estado de ánimo.

Ten presente que cada vez que un aroma ingresa a nuestro organismo a través de la nariz, los nervios olfativos se estimulan y envían señales hacia el sistema límbico del cerebro encargado de modular nuestras emociones.

Pero ¿Cómo usar los aceites esenciales?

Para el adecuado uso de los aceites esenciales, no es necesario ser experto; sin embargo es muy importante que tengas asesoría profesional para que conozcas las precauciones y formas de uso. Estas son nuestras principales recomendaciones:

  1. Por inhalación: Aplica un par de gotas en tus manos y mientras las frotas, acércalas, poco a poco, a la nariz. Otra forma es mezclar en tu difusor agua y un par de gotas de aceite esencial, de esta forma aromatizas el espacio mientras recibes todos sus beneficios.
  2. De forma tópica sobre la piel: Mediante un masaje; agrégalo a tu crema o aceite corporal (de ingredientes naturales) con el fin de potenciar sus beneficios sobre la piel.

Por su alta concentración, la mayoría de aceites esenciales pueden irritar la piel; por esta razón, a excepción de aceites suaves como el de Lavanda, se deben aplicar diluidos en un aceite vehicular (semilla de uva, coco, almendras o cualquier aceite vegetal orgánico).

Te invitamos a que conozcas nuestra línea de aromaterapia haciendo clic aquí

En ningún caso, recomendamos la ingesta de aceites esenciales pues su alta concentración hace que también sean irritantes para el tracto intestinal.

Si quieres incorporar el beneficio de los aceites esenciales en tu vida diaria, te invitamos a explorar nuestra línea de Aromaterapia en la que conocerás los productos que tenemos a tu disposición y los beneficios que estos regalos de la tierra te ofrecen.

BUSCAR

Buscar

¡SIGAMOS CONECTADOS!

Suscríbete para recibir nuestro boletín, 10 % de descuento en tu primera compra, para mantenerte informado con nuestros lanzamientos, consejos, eventos y mucho más.